Estamos en

La Magia de los Sistemas Autoorganizados

autoorganizacion

LOS PLANOS DE LA CREACIÓN

Benhur Chica Giraldo, M.Sc en Biofìsica; Profesor Jubilado Universidad Nacional.
Alejandro Buitrago Arias, M.Sc. en Literatura Docente Universidad Católica de Pereira.

Introducción

La magia como la autoorganización, nos sorprende en todo momento con cosas inesperadas.  Aquella mediante métodos ocultos, y ésta mediante la sincronía que da origen a un nuevo sistema, con su respectivos orden, estructura y función.  Estos fenómenos son denominados por Haken (p. 13) Sistemas Autoorganizados (SSAA), y los define como “La acción de conjunto“.  Ilya Prigogine -Premio Nobel de Química- sugiere que la

autoorganización es un caso particular de la complejidad. “Sistemas convencionales tales como una capa de fluidos o una mezcla de reactivos químicos, pueden dar lugar, bajo determinadas condiciones, a fenómenos autoorganizados de dimensiones macroscópicas en forma de estructuras espaciales o de ritmos temporales”.  Numerosos científicos tales como Hernan Haken, Heinz von Foster, Peter Corning, Steven Strogatz, Edgar Morin,

y una pléyade de científicos de todas las áreas (matemáticos, físicos, biólogos…) han contribuído al estudio de la autoorganización. Jacques Monod en 1970, escribió la Obra “El Azar y la Necesidad”, en la cual sostiene que el azar, la necesidad y la teleonomía, constituyen los fundamentos que rigen la naturaleza (vida, selección natural, evolución).  En este ensayo se pretende establecer el mecanismo de los fundamentos descritos por Monod.

Mecanismo de Acción

Para elucidar el mecanismo de acción de los SSAA (Sistemas autoorganizados), se realizó el siguiente experimento:  a un grupo de estudiantes (30 en promedio), se les pidió que en una hoja de papel inscribieran su propio nombre y el de una canción que supieran bien y desearan cantar;  a continuación, se recogieron estas hojas y a la voz de cuatro todo el grupo comenzó a cantar su respectiva canción.  Al comienzo se formó una barahúnda estrepitosa, que en menos de 2 minutos, se metamorfoseó en un coro ultra perfecto; del caos salió el orden. Los resultados fueron analizados con la colaboración del respectivo profesor del curso, quien concluyó, en muchos casos, que la canción triunfadora correspondía a una canción que el grupo había preparado con

antelación para un acto público;  pero en otras ocasiones, correspondía a una canción de cuna o de moda.  Esta canción por regla general, estaba en el consciente y en el inconsciente de cada uno de los participantes; y cuando alguien del grupo (que cantaba una canción diferente) escuchaba una de sus notas, se olvida de su propia canción y pasa a entonar aquella. La citada canción resuena ahora con más intensidad y con mayores veras, conquistó a un tercero; este fenómeno se repitió una y otra vez hasta que todo el grupo se homogenizó en torno a una canción única: la canción triunfadora. Este experimento se repitió (con diferentes grupos) 57 veces.

El mecanismo descrito corresponde al de una realimentación positiva: la respuesta se vuelve estímulo. Esta propiedad está radicada en el

Aparato Ordenador, elemento fundamental en la teoría de los SSAA que además, tiene las siguientes propiedades:

está presente en todos los elementos que integran el sistema, y en el preciso momento en que surge la realimentación positiva emerge una teleonomía (propósito por alcanzar una meta) y se manifiesta como una necesidad que se satisface únicamente por su respectiva realimentación positiva, y cuando todos los miembros de la población sufren el influjo de esta realimentación aparece una nueva especie con su respectiva estructura, orden y función. En suma el aparato ordenador es aquel que impone su condición al sistema.  Todo lo anteriormente dicho se puede representar mediante el siguiente esquema:

La abundancia de los SSAA (Sistemas Autoorganizados) en la naturaleza sugiere que éstos no son la excepción, sino la regla. Los siguientes ejemplos, en los cuales se resalta el aparato ordenador (para facilitar su comprensión) evidencian la aseveración anterior:

1.  Teleonomía: el ooole (en la tauromaquia). Células Espejo de Rizzollatti (necesidad).

2.  El goool (de nuestra selección). Ibid

3.  La risa. Ibid

4.  El bostezo. Ibid

5.  Los aplausos con que homenajeamos a nuestros artistas en el teatro (sentados o poniéndonos de pie) Ibid.  

6.  Las profecías que se auto cumplen (premoniciones, agüeros, maldiciones, supersticiones etc.), en las que la creencia en su propio enunciado se torna una teleonomía.

7. EL CORO DEL AGUA: el agua a una temperatura próxima a cero grados centígrados (0,2 grados por ejemplo) algunas de sus moléculas se deslizan sobre las otras muy lentamente, y las colisiones son escasas. A cero grados centígrados las moléculas quedan en reposo y las fuerzas electromagnéticas entran en vigencia, las moléculas se atraen 

mutuamente – y forman una red- (teleonomía) entonces surge un milagro similar al de la transustanciación: los trillones o quintillones de moléculas que integran el sistema se ponen de “acuerdo“para transformarse en materia sólida en fracciones de segundo  (Strogatz  p. 138).

8. La teleonomía de macromoléculas en biología molecular, el DNA y el RNA, durante sus respectivos procesos, crean un gradiente electroquímico que informa al sistema la naturaleza de la molécula y la ruta que ha de seguir para lograr un objetivo específico. Las mismas fuerzas electromagnéticas le informan a los átomos y moléculas cómo y dónde tienen que ubicarse para formar un determinado cristal (teleonomía).
9. La teleonomía termocatalítica: los productos de las reacciones autocatalíticas, sirven de estímulo para incrementar la reacción. Por ejemplo, los detonantes (fulminato de plata, pólvora, etc.) cuando explotan, el calor liberado en una de sus moléculas activa la reacción de sus moléculas vecinas (teleonomía). En suma, el efecto se vuelve causa o lo que es lo mismo: la respuesta se torna estímulo.

rayo laser

10. Sincronía de la luz monocromática: Cuando un fotón es absorbido por un átomo, éste se excita, y el fotón es retenido (interinamente). Si otro fotón incide sobre el mismo átomo, el fotón retenido es arrancado, las ondas electromagnéticas (fotones) entran en sincronía y forman  un rayo de luz coherente.  Este fenómeno  puede repetirse una y otra vez (teleonomía),  en una caja de resonancia (espejos reflectores) hasta formar un haz de luz monocromática coherente (Haken pp 13-27) llamado rayo láser.

11. Teleonomía de Fosfolípidos: En la formación de membranas biológicas o de liposomas, su autoorganización está determinada por el carácter ambivalente de las moléculas de fosfolípidos: hidrófobos y lipófobos que interactúan entre ellos y con su entorno (aceite-agua)y así, se informan de cómo y dónde tienen que ubicarse (teleonomía) para formar una membrana (bicapa).

12. La necesidad de sobrevivir: En la selección natural de Darwin (Corning P., p 1-7), sobrevive el más apto y éste es el que mejor se sincroniza con su entorno (véase ítems 7 a 12).

13.  La sinfonía de las luciérnagas: las luciérnagas del género luciola sonerata, durante la noche sincronizan sus luces (emiten destellos) que iluminan toda la región y orientan a sus congéneres extraviados y en ésta forma contribuyen a la conservación –necesidad- de la especie (Corning P., p 11-39).
14.  La resonancia de equipo: el trabajo en equipo (la selección Colombia, la cooperación de las hienas o lobos para cazar sus presas) es más eficiente cuando sus integrantes se sincronizan para aplicar las estrategias y tácticas pertinentes que cuando todos los miembros del grupo actúan independientemente. (Necesidad de sobrevivir).
15.  La teleonomía de los nervios:  los nervios obtenidos en medios de cultivo tienen cada uno su propio potencial de acción, pero cuando se juntan (al azar), se genera un potencial único (teleonomía) que el conjunto reconoce como su ritmo propio (von Foerster).

luciernagas
evolucion

16.  Sincronía del sistema nervioso: la influencia de un nervio sobre los demás, hace que todo el sistema entre en sincronía (ibíd. ítem 15);  y así, se generan los ritmos cerebrales A, B, C. registrados en un encefalograma. Impulso electromagnético (Strogatz S. p 40-69).
17.  Teleonomía del campo electromagnético: dos centrales hidroeléctricas ubicadas a mil kilómetros de distancia, una de la otra, deben de fusionarse en un momento determinado para suministrar energía a una ciudad. Cada central emite una corriente alterna con una determinada fase. Cuando entran en contacto para suministrar el fluido eléctrico a una ciudad, las fases se perturban entran en caos, y en fracciones de segundo se sincronizan para emitir una sola fase. Campo electromagnético generado (Corning P., p.p. 2-4).
18.  Teleonomía de la opinión pública: esta opinión es definida por Haken (p 158) como: “Hacer una cosa simplemente porque el otro lo hace” (véase ítems 1 – 5)

19.  La cultura como necesidad: la cultura (formada por elementos como los juegos, el idioma, la religión, las costumbres, etc.) es la garantía de que la autosostenibilidad y auto-producción de la sociedad se perpetúen, mediante la práctica transmitida (enseñada o aprendida) por cada miembro de la sociedad (Morin E.). Necesidad de sobrevivir. De donde se infiere que la cultura es una concatenación de SSAA.(Ibíd. 1)

20.  La teleonomía de las neuronas: los registros neurofisiológicos de las células prefrontales denominadas células espejo son similares cuando el sujeto ejecuta una acción o cuando simplemente ve la acción (Rizolatti G. et al). De las premisas anteriores se concluye que lo propio de la naturaleza humana es la imitación (véase items 1,2,3,4,5,18,19).
21.  La teleonomía de los péndulos: el inventor del reloj de péndulo, el físico Huyghens, colocó en su casa de recreo una serie de sus relojes en la pared y los puso a funcionar;  al poco tiempo, observó que todo el conjunto de relojes estaba sincronizado: los péndulos oscilaban en el mismo compás.  Manualmente suspendió el vaivén de los péndulos y una silla mecedora que estaba en el cuarto, comenzó a batirse como si un fantasma la hubiera poseído (teleonomía).  Percusión que se transmite por el aire y la pared (véase Strogatz S., pp 103-126).
22.  Teleonomía del destino y la predestinación: un proverbio inglés dice: “Por un clavo se pierde una herradura, por una herradura se pierde un caballo, por un caballo un jinete, por un jinete un rey y por un rey, se pierde un reino” (Sincronía obtenida por azar entre muchos elementos diferentes).

La argumentación anterior, permite definir los sistemas autoorganizados como: Conjuntos de elementos en donde se realiza un proceso afectado de realimentación positiva;   y cuando se satura, toda la población emerge una nueva especie con estructura orden y función característicos.  De acuerdo con la teoría de la Relatividad de Einstein, la energía crea la materia, la materia crea el espacio y éste el tiempo;  este proceso, se inició con la explosión del big bang y así comienza la creación del universo.  La elevada temperatura y presión de este sistema en expansión, facilitó la formación de las partículas fundamentales (89 descubiertas hasta el presente). Estas partículas entre sí permite la formación de átomos, y la influencia mutua La sincronía de entre éstos conduce a la formación de moléculas y partículas, las cuales (por gravitación) forman asteroides, astros, planetas, y estrellas, las cuales se autoorganizan para formar sistemas planetarios y galaxias.

SOSTENGO QUE:

Los planos de la creación del universo están fundamentados en la teoría de los SSAA, en donde la energía (eléctrica, magnética, gravitacional, etc.) constituye el aparato ordenador.  “Por sus frutos los conoceréis” dijo Jesús de Nazareth. Entonces, podemos conocer a Dios por su obra -la creación del universo- . Para los teólogos Dios es el Ser Supremo creador de todos los SSAA, quien puso y sigue poniendo las condiciones necesarias y suficientes para que éstos se realicen; para los físicos, con Einstein a la cabeza, Dios es un principio creador; y para los panteístas, Dios es un Ser supremo que se volvió principio creador; y, para usted Estimado/a lector/a: ¿quién es Dios?

Conclusiones

  • Todos los fenómenos descritos en este ensayo, se originan en un accidente (azar), que selecciona o erige al Aparato Ordenador, el cual crea un propósito por alcanzar (teleonomía o necesidad) y una táctica o método para lograr dicho objetivo: la realimentación positiva,  lo cual justifica al menos parcialmente, la propuesta de Monod.
  • Es relativamente fácil crear sistemas autoorganizados, basta dotar de las condiciones necesarias y suficientes al Aparato Ordenador (del cual queremos hacer un SSAA) y éste emerge espontáneamente. Por ejemplo, si se trata de hacer una fogata, basta con hacer ignición en algún punto de un montón de astillas de madera seca, para que la fogata aparezca (véase ítem 9 y además los ítems 1,2,3,4,5).  Las propuestas descritas en esta página, son en esencia ejemplos de SSAA.

Bibliografía

–  Corning P.: Nature’s Magic, Ed. Cambridge U.P., 2003.

–  Chica B., L. G. Chica: Estructura de los Autoorganizadores como Modelo Universal de Sinergia, Rev. Prospectiva (Fac. C. Humanas, U. V.), pp 123-136; 2006.

–  Haken H.: Fórmulas de Éxito en la Naturaleza, Barcelona, Salvat, pp 37-43; 1981.

–  Prigogine I. – G. Nicolis: Estructura de lo Complejo, Ed. Alianza, 1997, Madrid, (p. 22)

–  Monod L. J.:  Azar y Necesidad, 1970, Ed. Barral, Barcelona, 1997.

–  Morin E.:  El Paradigma Perdido,Ed. Kairós, 1974, (pp. 181-193)

–  Rizzolatti G., L. Fogassi, V. Gallese: Neuronas Espejo, en Rev. Investigación y Ciencia, N°- 364, pp 14-29; 2007.

–   S. Strogatz: SYNC, de Ed. Hyperion Books, pp 103-115, N. Y., 2003.

–  von Foerster Heinz:  Sistémica Elemental, Ed. Universidad EAFIT, 1998, p. 12.

afiche extra
afiche extra

Comentarios

comentarios